El proyecto de Tina Escribano nace hace 5 años, aunque entonces firmaba bajo el nombre de “Chrisstina”, con una clara dirección hacia la música soul y de raíz americana, letras en inglés mayormente y con un sonido de banda “a la vieja usanza” y una estética sobria. En esos años Tina lanza los que fueron sus dos primeros singles  “Poker game” y  “Breathe Again”, los cuales quedan recopilados en un mini EP llamado “London Project”. Ambos singles nacen de un pequeño contrato con un sello independiente de Londres, donde se crearán y grabarán bajo la producción de Ian Post.

Después de estos trabajos, la artista comienza una labor de composición con el foco puesto en grabar su primer EP. Después de casi un año, nace dicho EP “First step: Rebuilding” con la producción de Emilio Esteban.
Tras sacar su último trabajo de estudio, Tina comienza a darle vueltas a la dirección que lleva el proyecto, y como hizo en sus comienzos, se pregunta qué quiere que represente su música y en qué dirección quiere que vaya. Después de unos meses Tina vuelve al estudio y saca a la luz su single “Ciclón” . “Ciclón” es el resultado de una evolución a todos los niveles de Tina respecto a su proyecto, un nuevo capítulo que escribir.


Aunque siempre estará su influencia de la música americana, la artista decide empezar a componer en español, con un sonido más electrónico, mostrando una faceta más juvenil y directa tanto con su música, como con su estética y con mucho ritmo. Una propuesta más fresca que cumple todas las necesidades de la artista para con su música. Esta vez con canciones con mucho ritmo y groove, lo cual cambiará también su propuesta de directo, dejando las baladas al piano un poco a un lado y dejando entrar a los beats y ritmos al tablero de juego.